La perla, el macro invertebrado mitológico, diamante de la temporada

Los valerosos Caballeres de la Real e Ilustre Sierra de Guadarrama


Día 1: 24 de mayo

Esta historia transcurre en una sierra muy muy muy cercana donde existe una batalla por los dominios entre la comunidad de Madrid y Castilla y León. Seis elegidos fueron convocados al bastión de Peñalara situado en la frontera de estas dos comunidades para una importante misión.

El día 24 de mayo del año 2024 estos valerosos caballeres amanecen a las 7:00 de la mañana con ansia de encontrar el camino. Una vez cumplido su cometido, regresaron para tomar un fugaz a la par de enérgico desayuno.

El convoy capitaneado por Ana y Mónica parte hacia las tierras de Valsaín, donde les esperan los nobles del parque. Allí, estos caballeros descubrieron el arte que se encontraba dentro de la real aserrería de Carlos III. Trans conocer los entresijos de los bosques silvestres, llegaron a la Villa Encantada del CENEAM. Allí les fue mostrado el enclave geográfico del Parque Nacional de la Sierra de Guadarrama, dónde tendrían lugar sus futuras batallas contra el cambio climático, además de la desmesurada y enriquecedora biblioteca.

Después, realizaron un alto en la posada más cercana para acallar su hambre. Por la tarde, las capitanas Ana y Mónica les dotaron de las herramientas necesarias para afrontar sus futuras batallas. El entrenamiento fue llevado a cabo contra el bravo cauce del río Eresma y sus criaturas acuáticas místicas conformadas por macroinvertebrados. Con la ayuda de sus capitanas cumplieron su cometido y se volvieron a su bastión a reposar para las aventuras venideras.

Día 2: 25 de mayo

El sol aparece un día más por el Este de Guadarrama. Fueron convocados por el Rey Carlos III a la visita del gran Abuelo Pino, guardián del bosque, en la Boca del Asno. Este los encomendó junto a su sabiduría ancestral al salvaguardar los territorios del monarca. A les caballeres se les encargó la ardua tarea de analizar la erosión de las distintas sendas en los lugares más transitados.

 

Esta vez, con un mayor control técnico y bajo la supervisión de sus capitanas Ana y Mónica, se volvieron a enfrentar a las criaturas místicas acuáticas con el mismo potencial en los dos asaltos cometidos. Carlos III agradecido de la ardua tarea y escucha del gran sabio, los invitó a un agradable paseo por sus Pesquerías Reales. Agradecidos por ese gran día, quisieron finalizarlo festejando en la Posada más cercana a su bastión

Día 3: 26 de mayo

Hoy, domingo día del señor, realizaron una ofrenda a la diosa Peñalara tras un arduo peregrinaje. En este camino, la diosa los sometió a una prueba de ingenio donde tuvieron que descifrar su posición con respecto a los astros. Además, consiguieron esquivar a los expertos domingueros, los grandes lagartos y los monolitos antes de llegar a la Laguna Grande.

Una vez recibida la bendición, nuestros valientes continuaron la travesía acompañados de un refrigerio y fue entonces cuando se aproximó a ellos el Anciano de la Cadena Averiada (ACA) para encomendarles la búsqueda de la perla, un macroinvertebrados mitológico que necesitaban para bautizarlo cómo diamante de la temporada. Una vez más, nuestres caballeres llevaron a cabo la tarea con éxito y entre adivinanzas y acertijos atravesaron el bosque encantado del Arroyo Minguete para regresar a su refugio y ser recompensados con un generoso festín.


Día 4: 27 de mayo

La luna estaba todavía en el cielo cuando nuestros valientes caballeres emprendieron su misión. Decidieron mejorar su estrategia dirigiéndose al centro de seguimiento y cría del Parque Nacional de Guadarrama. Allí conocieron a los grandes eruditos que les enseñaron unas técnicas milenarias sobre seguimiento de fauna y cría en cautividad de anfibios.

Después de alimentar sus conocimientos, fueron al puente del perdón con una increíble historia que no desvelaremos pero que quedará para siempre grabada en la memoria. En busca de aventuras, nuestros valientes llegaron a Rascafría donde saciaron su hambre con un gran festín local preparado por sus vecinos como símbolo de buena venturanza. Más tarde, pusieron rumbo a Lozoya, un río famoso por hechizar a todo aquel que entra en sus aguas.

Nuestres caballeres se vieron obligados a entrar en el río para superar una nueva prueba, pero sucumbieron antes los efectos del río. Entraron en estado de chill y delirio colectivo, encontraron truchas mitológicas y escucharon cantos élficos como el “Reggaetón Vegano”. Para pasar el fecto, se vieron obligados a ir a las Presillas de la cordura, pero no fueron suficientes. Por suerte, su guía recordó que caminar descalzos disminuía el efecto del embrujo.

En este camino conocieron a Sabino un cuadrúpedo que los acompañó durante el camino de vuelta donde volvieron a recobrar la lucidez.  Por fin, aliviados, comenzaron su retorno a casa, pero se vieron envueltos en un camino turbulento en el que sufrieron una emboscada de macroinvertebrados. Felizmente volvieron a reconquistar el cauce con audacia, destreza, firmeza, fuerza, taciturnidad, tenacidad y resistencia. Cansados y felices regresaron a casa.

De noche, sintieron la llamada de la montaña, que escalaron sin temor. Allí compartieron pensamientos y miedos. Consiguieron la calma deseada y volvieron iluminados por sus antorchas y arropados por las constelaciones.

Día 5: 28 de mayo

La batalla final se acercaba, pero antes tuvieron que afrontar la tarea titánica encomendada por el caballero de Rascafría, en la cual tuvieron que demostrar a través de su intelecto y creatividad, la destreza para escribir las primeras páginas en la historia de la lucha del Río Lozoya contra el cambio climático.

Tras este épico momento, se dirigieron a la Fonda de Juanito no sin antes hacer un alto en el camino y contemplar la solemne presa del pradillo. Una vez en la Fonda escucharon la cántica de un trovador. Inspirados por su canción, afrontaron con ejemplar actitud una intensa jornada de duelos y grandes corrientes de las cuales salieron victoriosos. Para finalizar su día, disfrutaron de la magia al cenar, para posteriormente descansar y prepararse para la batalla final.

Día 6: 29 de mayo

Día de la batalla final. Nuestres caballeres se levantaron con el tercer rayo del alba. Fueron informados de que su última contienda tendría lugar en escarpadas gargantas de “La Pedri”. Se reunieron con el guardián de los bosques con el fin de que les otorgara la llave de acceso a dichas tierras. El cuál, nos informó de que el enemigo estaba al acecho. Hordas de medianos acechaban las buenas intenciones de nuestros héroes. Con coraje y desempeño superaron el obstáculo y consiguieron llegar a la Charca Verde.

Fue un primer asalto repleto de adversidades, una de sus armas arrebatadas, un caballere herido, un enjambre de “protodomingueros” e incluso la intimidación de un ariete. Nuestres caballeres se vieron obligados a retroceder y tuvieron que recurrir a la técnica del camuflaje, la cual, les permitió adentrarse en las mazmorras de Canto Cochino. En esta nueva localización, lucharon junto a los señores de la tortilla contra los macroinvertebrados acuáticos.

Un nuevo ejército de espías los acechaba, consiguieron confundirlos y decidieron reponer energía en la tasca más cercana custodiados por 3 astutos felinos, una ágil caprina y una sigilosa rapaz. Allí brindaron con las esperanzas de encontrar el al fin la paz.

Hinchados de morcilla y de valor, se encaminaron a “El Tranco” donde librarían la última cruzada. Una vez se encontraron frente al líder de la ofensiva: el pontífice Odonato, les hizo darse cuenta que compartían el mismo enemigo: EL CAMBIO CLIMÁTICO.

Desde entonces, unieron fuerzas y cada 29 de mayo se conmemora dicha unión

FIND

PD: Continuar

Login Form