Parques Nacionales de Alta Montaña

Parque Nacional de los Picos de Europa

El 22 de julio de 1918, se produjo la declaración del "Parque Nacional de la Montaña de Covadonga" convirtiéndose así en uno de los primeros Parques Nacionales de nuestro país. Esta figura de protección fue importada de Estados Unidos, que en 1872, había declarado Yellowstone como el primer Parque Nacional a nivel mundial. Posteriormente, en 1995, el Parque Nacional de la Montaña de Covadonga fue ampliado y pasó a llamarse "Parque Nacional de los Picos de Europa"Aparte de gozar del grado de protección de Parque Nacional, los Picos de Europa también han sido propuestos como Lugar de Interés Comunitario (LIC) (habiéndose promovido ya a Zonas Especiales de Conservación (ZEC) los de las vertientes asturiana y leonesa), y declarados Zona de Especial Protección para las Aves (ZEPA) y Reserva de la Biosfera (2003).

Este espectacular espacio protegido es el único de la Red de Parques Nacionales que reparte su territorio entre tres comunidades autónomas: Asturias (24.560 ha), Cantabria (15.381 ha) y Castilla y León (24.719 ha). Estas 64.660 hectáreas oscilan desde los 70 metros sobre el nivel del mar hasta los 2.646 m de su pico más alto, Torre Cerredo.

El parque está limitado por los ríos Sella y Dobra en el oeste y por el Deba en el este. Además, los ríos Cares y Duje marcan la división del parque en tres macizos: el Macizo Occidental o Cornión, el Macizo Central o de los Urrielles, y el Macizo Oriental o de Ándara. Estas diferencias altitudinales, junto a su situación, confieren unas características climáticas especiales al parque, afectado por un clima atlántico y lluvioso, pero con una gran influencia mediterránea en su vertiente sur.

Resumidamente, en cuanto biodiversidad se refiere, en este espacio de 67.455 ha, lo cual supone un 0.1% de la superficie conjunta de la Península Ibérica e Islas Baleares, encontramos un 21% de la flora vascular ibero‐balear, un 25% de la flora liquénica peninsular, un 60% de las especies mariposas diurnas y un 55% de las especies mamíferos peninsulares. ¿Toda esta diversidad de especies en tan sólo el 0,1% de la superficie del país? Sin duda, los Picos de Europa son un hot-spot o punto caliente de alta diversidad de especies y un espacio de excepcional importancia para la conservación de la naturaleza a nivel nacional y europeo.

 

Resultado de imagen de Parque Nacional de Picos de Europa

Naranjo de Bulnes. Parque Nacional de Picos de Europa. Más información en la web oficial del Parque Nacional.

 

Parque Nacional de Aigüestortes i Estany De Sant Maurici

El Parque Nacional de Aigüestortes i Estany de Sant Maurici fue declarado el 21 de octubre de 1955, siendo el único el único Parque Nacional presente en Cataluña, concretamente en la provincia de Lleida. Tras varias ampliaciones, en 1990 y 1997, el parque creció en extensión hasta las 14.119 hectáreas actuales.

Este espacio representativo de los ecosistemas de la alta montaña pirenaica, cuenta con una importante cantidad del terreno por encima de los 1000 metros sobre el nivel del mar, y un máximo de 3.033 metros en el Pico de Comaloforno. Destaca por la importancia paisajística, ecológica y moldeadora del agua. En el parque existen más de 200 lagos o "estanys", y el nombre de "Aigüestortes" hace referencia a sus característicos meandros de montaña.

Entre las especies más emblemáticas que podemos encontrar en el parque destacan el urogallo (Tetrao urugallus), el pito negro (Dryocopus martius), el quebrantahuesos (Gypaetus barbatus), el sarrio (Rupicapra rupicabra pyrenaica), etc.

 

 Resultado de imagen de parque nacional aiguestortes

Más información en la web oficial de la Red de Parques Nacionales y en  http://www20.gencat.cat/portal/site/parcsnaturals/

 

Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido

El Parque Nacional del Valle de Ordesa fue el segundo Parque Nacional declarado en nuestro país, el 16 de agosto de 1918, tan sólo unas semanas después de la del Parque Nacional de la Montaña de Covadonga. Posteriormente, en 1982, el parque fue ampliado, hasta alcanzar las 15.608 hectáreas actuales y pasó a llamarse Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido.

Domina su orografía el macizo de Monte Perdido (3.355 m), con las cimas de las Tres Sorores, desde donde derivan los valles de Ordesa, Pineta, Añisclo y Escuaín. Un paisaje de grandes contrastes: la extrema aridez de las zonas altas, donde el agua de lluvia y deshielo se filtra por grietas y sumideros, contrasta con los verdes valles cubiertos por bosques y prados, donde el agua forma cascadas y atraviesa cañones y barrancos. En este territorio se encierran otras áreas de no menos valor ecológico, como son los valles de Añisclo, Escuaín y Pineta, así como las alturas del Monte Perdido. Esa necesidad es hoy refrendada por otras figuras de protección que además de avalar el estado de conservación de esta naturaleza, exigen una gestión responsable y sostenible: Diploma Europeo, Reserva de la Biosfera Ordesa-Viñamala, Lugar de Importancia Comunitaria (LIC), Zona de Especial Protección para las Aves (ZEPA) y, por encima de cualquier otra la figura transpirenaica de Patrimonio de la Humanidad reconocida por la Unesco.

El parque nacional de Ordesa y Monte Perdido acoge una variada fauna fruto de los diferentes hábitats que alberga y de su condición fronteriza entre la Europa Continental y la Mediterránea. Se han contabilizado unas 38 especies de mamíferos, 68 de aves nidificantes (unas 120 si se cuentan las emigrantes), 5 de anfibios, 8 de reptiles y 5 de peces

En cuanto a la flora del parque consta de 1400 especies, lo que supone casi el 45 % de las plantas del Pirineo aragonés, de las que 83 son plantas exclusivas del Pirineo, es decir, la mitad de los endemismos de la cordillera

 

Resultado de imagen de parque nacional de ordesa y monte perdido 

Valle de Ordesa. Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido. Más información en la web oficial de la Red de Parques Nacionales 

 

Parque Nacional de la Sierra de Guadarrama

 En las últimas décadas del siglo XIX, un reducido y selecto grupo de científicos e intelectuales, impulsados por un espíritu de exploración y de investigación, desarrolló los primeros estudios cartográficos, geológicos, botánicos y faunísticos sobre la Sierra de Guadarrama. Esta corriente de interés científico confluyó con la aparición, en 1876, de un movimiento de renovación pedagógica que impulsó el conocimiento y amor por la Sierra: la Institución Libre de EnseñanzaA principios del siglo XX surgen las primeras sociedades deportivas y montañeras como la Real Sociedad Española de Alpinismo Peñalara, el primer organismo que pidió, ya en los años 20, la declaración de Parque Nacional. Pero no sería hasta la década de 1930 cuando comenzaría la protección de la Sierra con la implantación, por ejemplo, de la figura de Sitio Natural de Interés Nacional (Cumbre, Circo y Lagunas de Peñalara, Pedriza de Manzanares y Pinar de la Acebeda).

Posteriormente algunas de estas áreas protegidas fueron reclasificadas y surgieron otras nuevas figuras de protección, nacionales y comunitarias, que exceden los límites del Parque (1985 Parque Regional de la Cuenca Alta del Manzanares, 1990 Parque Natural de la Cumbre, Circo y Lagunas de Peñalara...). Finalmente, el 25 de junio de 2013, el Congreso de los Diputados aprueba la Ley de declaración del Parque Nacional de la Sierra de Guadarrama.

El Parque Nacional ocupa 33.960 hectáreas de la Sierra de Guadarrama en el Sistema Central, macizo montañoso que divide en dos la meseta castellana y separa las cuencas hidrográficas del Duero y el Tajo y las provincias de Segovia y Madrid. La mayor parte de su superficie lo ocupan las cumbres dominadas por los afloramientos rocosos y los pastos y matorrales de altura.

En el Parque Nacional existe una gran riqueza faunística, incluyendo entre sus especies emblemáticas al águila imperial ibérica (Aquila adalberti), Buitre negro (Aegypius monachus) y al lobo ibérico (Canis lupus signatus). Además contiene una amplia diversidad de hábitats naturales, desde la matas de robledal que se extienden por el fondo del valle hasta los pastizales de las cumbres, pasando por los pinares, que tapizan las laderas.

 

Resultado de imagen de sierra de guadarrama

Parque Nacional de la Sierra de Guadarrama. Más información en la web oficial del Parque Nacional.

 

Parque Nacional y Natural de Sierra Nevada

El Parque Nacional de Sierra Nevada se extiende sobre una superficie de 86.208 hectáreas, convirtiéndose así en el más extenso de la Red de Parques Nacionales. Esta superficie incluye las más altas cumbres peninsulares, comprendiendo un rango altitudinal situado entre los 860 y los 3482 metros de altitud que corona el Mulhacén, la cota más elevada de la Península Ibérica. Fue declarado Parque Natural en 1989 y Parque Nacional en 1999.

Integrado en la cordillera Penibética se extiende desde el sudeste de Granada hasta el extremo occidental de Almería. Debido a su gran variedad paisajística y a poseer unos valores naturales exclusivos, ha obtenido diversas figuras de protección, entre las que se encuentra la figura de Reserva de la Biosfera de reconocimiento internacional, Zona de Especial Conservación (ZEC) y Zona de Especial Protección para las Aves (ZEPA).

La climatología y la diferencia de altitudes han posibilitado que en su interior crezca un gran número de plantas, especialmente adaptadas a las difíciles condiciones. Siemprevivas, dedaleras, tiraña, manzanilla de la sierra, violeta de Sierra Nevada, estrella de las nieves, amapolas de Sierra Nevada y acónitos, forman parte de las más de 2.000 especies vegetales (66 endemismos exclusivos), de gran vistosidad y colorido, que viven en el Parque. Anfibios, reptiles, mamíferos , aves y una rica entomofauna (80 endemismos exclusivos), conforman la fauna de Sierra Nevada, especialmente ligada a los hábitats de la alta montaña. La cabra montés, habitual de las altas cumbres, es la especie más característica del parque.

 Resultado de imagen de parque nacional sierra nevada

Parque Nacional de Sierra Nevada. Más información en la web oficial de la Red de Parques Nacionales